sábado, 12 de julio de 2008

Potencia Panamericana: Una vez más‏

Manuel Glave, ex presidente de la FDPA, habla sobre la historia del ajedrez infanto-juvenil peruano en los Panamericanos

Estimad@s:

En agosto de 1999, cuando una "numerosa" delegación de dieciseis jóvenes ajedrecistas peruanos participaba en el X Festival Panamericano de la Juventud en la ciudad de Matinhos (Curitiba, Brasil), el ajedrez juvenil peruano no había alcanzado aún ninguna medalla de oro en ninguna de las 10 categorías que tradicionalmente tiene este Festival (las Sub-8 aún no formaban parte del Festival).

Cierto era que estaba fresco el triunfo de nuestra flamante MIF Karen Zapata, quien se había proclamado Campeona Panamericana Juvenil Sub-20 el año anterior en Santiago de Chile, pero en los "Festivales Panamericanos de la Juventud" el Perú había tenido siempre dificultades para asistir, tanto por las conocidas dificultades económicas para viajar y participar, como también por que el ajedrez infantil peruano recién estaba dando sus primeros pasos gracias a la gestión del Presidente Jaime Gallese.

En Matinhos 1999, Zapata no pudo re-editar su actuación de Santiago y no pudo conseguir el triunfo en la Sub-18 Femenina, pero el joven talento nacional Christian Esplana sí pudo obtener el título de Campeón en la Categoría Sub-16. Fue la primera vez que un joven peruano recibió su medalla de oro cubriendo su cuerpo con la bandera nacional. Ese año Perú sólo pudo anotar puntos en ocho de las diez categorías y no competíamos con Brasil, Argentina o EEUU en la tabla final de posiciones del Festival.

Sin embargo, la experiencia vivida por los ajedrecistas, entrenadores, y familiares en ese Festival dejó una sensación de que el talento y fuerza de nuestros jóvenes era tal, que el Perú debería estar peleando el título siempre y cuando se garantizara la participación de una delegación completa, y con Campeones y Campeonas que tengan un ritmo de competencia adecuado previo al Festival (selectivos, nacionales, y amistosos internacionales). La llegada al país del MI Georgi Kastanieda a fines de ese mismo año 1999 permitió a la Federación de entonces mejorar la preparación del equipo peruano para los siguientes Festivales Panamericanos. Así, poco a poco fuimos aprendiendo a mejorar el ciclo de clasificación y competencia, y gracias al trabajo de jugadores, familiares, entrenadores, y el apoyo dirigencial (con las dificultades de siempre), el Perú fue cada vez mejorando su actuación en el Festival Panamericano.

En el año 2001 Perú finalmente ocupó el 3er. lugar en el Festival que se realizó en Mendoza, y comenzó a ser una buena costumbre que Perú obtuviera al menos 2 o 3 títulos individuales (este año, sin contar los dos títulos de las Sub-8, el Perú obtiene 4 medallas de oro). Y desde entonces no hemos dejado de ser o 1ros. o 2dos en el Festival. Si no me equivoco este título Panamericano obtenido en Córdoba 2008 es el cuarto que obtiene el Ajedrez Peruano.

El Perú es, con toda justicia, una Potencia Panamericana de Ajedrez Infantil y Juvenil. Llegó un momento en los Festivales Nacionales Juveniles, que en algunas Categorías participaban experimentados(as) talentos con dos o tres Panamericanos en sus hombros, y con más de 50 partidas de competencia internacional. Y así se desencadenó un fenómeno social y deportivo único en nuestro país. Hasta que hoy tenemos esta experiencia de familias que viajan 3 días en ómnibus para llegar a Córdoba, y el Perú participa con un centenar de jugadores y jugadoras. Para el pesar de nuestros rivales, se utilice el sistema que se utilice para computar el Campeón del Festival (si solamente el puntaje más alto en cada Categoría, o si todos los primeros diez puntajes), somos Campeones otra vez. Pocas disciplinas deportivas, o ninguna (¿karate? ¿tabla? ¿tiro? ¿vela?), tienen el dominio en alta competencia juvenil a nivel panamericano como el que ha demostrado el ajedrez nacional. En el fútbol ... mejor ni pensar.

Siempre se ha dicho que llegar a la cima es complicado, pero que mantenerse en ella es más difícil. El Ajedrez Juvenil peruano lo ha hecho. Una y otra vez.
Me sumo a todas las felicitaciones que se han transmitido en el grupo. A los jugadores y jugadoras, al equipo de la Federación (dirigentes y entrenadores), a los entrenadores y familiares, y a todos quienes hicieron posible que esta numerosa delegación nacional nos represente en Córdoba. Por supuesto, gracias por la infinita alegría que nos han regalado.

Unos comentarios finales. En primer lugar, siempre es bueno contar con referentes, Maestros y Maestras a quienes los demás jóvenes quieren emular y, por que no, superar. Ese es el rol que deben haber jugador en Córdoba los hermanos Jorge y Deysi Cori, y el MF Renato Terry. Hubiera sido lindo contar también con el GM Emilio Córdova como abanderado de la delegación.

En segundo lugar, es increíble la fuerza del Perú en las categorías menores, con títulos en ambas Categorías Sub-8, aunque preocupa algo el hecho que en la Sub-10 Absoluto y en la Sub-12 Femenino no hayamos alcanzado medallas.

En tercer lugar, el ajedrez femenino una vez más demuestra una gran fuerza panamericana, al obtener 4 de las 6 medallas de oro. Y, finalmente, ahora es cuando se necesita trabajar más y mejor con miras a tener una mejor actuación en el Festival Mundial (Vietnam). No podemos competir sin una adecuada preparación a todo nivel y en todo sentido (entrenamiento técnico, ritmo de competencia, condiciones de viaje, etc.). A nivel panamericano el talento puede suplir muchas deficiencias, pero a nivel mundial no ocurre lo mismo.

Saludos cordiales,

Manuel Glave

Fuente: http://torre64.com/modules.php?name=News&file=article&sid=6449

1 comentario:

Pedro dijo...

Carajo, se me estremece el corazon cuando leo estas lineas, y que colera me da que no cuenten con el apoyo que deberian por parte del estado, y por el contrario la cojudesa del futbol en el que solo son fracasos, cuenta con mas dinero, que injusticia........CHESSS